Delito de descubrimiento ¿qué es?
18859
post-template-default,single,single-post,postid-18859,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-13.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

¿Acceder a conversaciones de Whatsapp ajenas sin el consentimiento de su titular es delito?

¿Acceder a conversaciones de Whatsapp ajenas sin el consentimiento de su titular es delito?

Actualmente, nos es imposible de imaginar nuestro día a día sin las redes sociales o las nuevas tecnologías, es evidente que han pasado a formar parte de nosotros mismos, permitiéndonos estar constantemente actualizados y en permanente contacto con nuestros familiares y amigos más lejanos.

No obstante, si bien es cierto que dichas herramientas facilitan enormemente nuestra vida cuotidiana, no es menos cierto que la mala utilización de las mismas puede conllevar graves consecuencias jurídicas, como la comisión de tipos delictivos que resultan muy desconocidos por la gran mayoría de los usuarios.

Según nuestro Código Penal (artículo 197), comete un Delito de descubrimiento y revelación de secretos “el que, para descubrir los secretos o vulnerar la intimidad de otro, sin su consentimiento, se apodere de sus papeles, cartas, mensajes de correo electrónico o cualesquiera otros documentos o efectos personales o intercepte sus telecomunicaciones o utilice artificios técnicos de escucha, transmisión, grabación o reproducción del sonido o de la imagen, o de cualquier otra señal de comunicación, será castigado con las penas de prisión de uno a cuatro años y multa de doce a veinticuatro meses. (..).”

Por su parte, nuestra Jurisprudencia entiende que acceder al teléfono de una persona sin su consentimiento, atenta contra su intimidad y el secreto de las comunicaciones reconocidos en el artículo 18 de nuestra Constitución de 1978, tal y como asimismo lo entendió el Juzgado de lo Penal nº 3 de Jaén, condenando a una mujer a un año de cárcel y al pago de una multa de 1.080 euros como autora de un delito de descubrimiento y revelación de secretos por acceder a través del móvil de su marido a conversaciones íntimas que éste había mantenido con una vecina, al considerar que supuso una evidente invasión de la intimidad. Según la Jueza, el hecho que la acusada accediera a mensajes sin contar con el consentimiento ni la autorización de su esposo, ya de por sí suponía una invasión de la intimidad el marido, resultando lógicamente absolutamente irrelevante a efectos jurídicos el motivo por el cual la mujer llevó a cabo dicha conducta.

Lógicamente, no nos estamos refiriendo a la mera conducta de coger el móvil ajeno, sino el acto de acceder a las conversaciones de Whatsapp, e-mail o incluso a la galería de imágenes de tal móvil ajeno sin disponer de la debida autorización de su titular. Por ende, también será delictiva la divulgación de dicho contenido sin la indicada autorización, incluso en el caso que la divulgación se realice en el ámbito privado.

Y si ello no fuere suficiente, nuestro Código Penal considera que tales conductas son aún más graves cuando las mismas son llevadas a cabo por el cónyuge u otra persona que esté o haya estado unida al titular del teléfono por análoga relación de afectividad, aun sin convivencia, entendiendo que ésta persona se ha aprovechado de la relación de confianza que les une para acceder de forma ilícita a la intimidad del otro. En este sentido, debemos tener en cuenta que el hecho de que en alguna ocasión una persona nos haya facilitado la contraseña, ello no significa que podamos hacer un uso indiscriminado de la misma de forma impune.

En definitiva, debemos ser muy diligentes a la hora de utilizar las nuevas tecnologías, pues como se ha expuesto, a pesar de la enorme sensación de libertad e impunidad que dichas herramientas nos transmiten, no hay nada más lejos de la realidad. Delito de descubrimiento

Tags: